Artículo: ¿Por qué los asiáticos orientales son buenos en matemáticas? (Parte 2 de 2)


Dedicación y perseverancia

Dedicación y perseverancia

En el último post, presenté  la traducción aproximada al castellano de la primera parte del artículo titulado Why east asians do well math. En ese sentido, el día de hoy va la segunda y última parte.


Traducción realizada por Carlos Torres N. para el blog Edumate Perú


Por Queena Lee-Chua

Philippine Daily Inquire

La semana pasada examinamos porqué los asiáticos orientales-los chinos, japoneses, y coreanos-son excelentes en matemáticas. El lenguaje es uno de los factores. Los números son más lógicos e intuitivos en la lengua china que en la inglesa, y los conceptos como las fracciones son mucho más fáciles de captar.

Trabajo duro, proveniente de la cultura confuciana, esa perseverancia que vale la pena al final, es otro factor. Las escuelas chino-filipinas mantienen dos clases de matemática al día, lo que significa doble tarea, doble exposición, doble esfuerzo.

Arrozales

In su libro “Outliers: The Story of Success”, el escritor de negocios y ciencia, Malcolm Gladwell tiene una fascinante teoría: Los asiáticos orientales trabajan muy duro porque vienen de la cultura del arroz. El arroz tiene que mucho ver con las matemáticas.

Un arrozal es la quinceava parte  de una acre, aproximadamente  tan grande como un cuarto de hotel. En una villa típica de 1,500 personas en China viven en 450 acres de superficie que es la superficie ocupada por una familia campesina del medio oeste americano, conformada por seis personas.

La agricultura de occidente  se centra en el cultivo de trigo y maíz. Con un sentido de inclinación mecánica, los agricultores reemplazan la labor humana con máquinas y se esfuerzan por usar de la mejor manera el equipo, como las trilladoras o los tractores. Por consiguiente, los agricultores occidentales   obtienen mejores tierras de cultivo y mayor producción con las misma cantidad de (o inclusive menos) esfuerzo.

Los arrozales se construyen, no son recursos pre establecidos como los campos de trigo. La compensación y el arado no son suficientes- los campos son formados por las montañas, en forma de terrazas, o construidas por las deltas de los ríos.

Un complicado conjunto de diques es construido alrededor de los arrozales para asegurar la correcta cantidad de agua. Las plántulas son sembradas cuidadosamente-manipulando las capas de arcilla, con un correcto drenaje y fertilización. Demasiado o poco fertilizante puede arruinar una cosecha.

Los agricultores necesitan plantar una adecuada variedad de especies, laboriosamente trasplantan plántulas, diligentemente sacan los fondos, y sin demora realizan la cosecha en un tiempo adecuado. “El arroz dispone de un trabajo constante en todo momento, cada día, ”  menciona Gladwell. ” Sin arroz, no sobreviven.”

A diferencia de la cultura occidental que es  orientada por la máquina, la agricultura china es orientada por las habilidades.  “Si estás dispuesto a cosechar con diligencia, convertirte en un experto con el fertilizante, pasar un periodo de tiempo monitoreando los niveles de agua, hacer un mejor trabajo manteniendo reservas de agua a un nivel estable y hacer uso  de cada pulgada cuadrada de tu terreno de cultivo, tendrás una mayor cosecha de cultivos,” dice Gladwell. A lo largo  de la historia, no es sorpresa, las personas que cultivan arroz siempre han trabajado más duro que casi cualquier otro tipo de agricultor.”

Agricultura occidental

Por supuesto que los agricultores occidentales también trabajan duro, ¿no es cierto? Gladwell nos invita a reflexionar otra vez.  En el siglo 18, los campesinos europeos trabajaban desde el amanecer al anochecer, 200 días al año, alrededor de 1 200 horas de trabajo anual. Durante la cosecha o la plantación, trabajaban mucho más, y en menor proporción en el invierno.

El historiador Graham Robb menciona que el 99 por ciento de los campesinos franceses trabajaban  entre fines de la primavera  e inicios del otoño. En los Pirineos y los Alpes, los pueblos descansaban de la primera nieve de la primera en noviembre hasta marzo o abril. En resumen, la vida agrícola europea consistió en episodios cortos de trabajo seguidos por largos períodos de descanso.

No hay duda, el descanso es esencial. Robb dice, después de la cosecha, “estos hombres vigorosos ahora pasarán sus días en cama, manteniendo su cuerpo caliente y comiendo menos comida.  Se debilitan deliberadamente. La disminución del ritmo metabólico impide agotarlos de suministros alimentarios. “

Pero Gladwell dice que los agricultores chinos no durmieron a lo largo del invierno. Estos hombres hicieron cestas de bambú, repararon diques o reconstruyeron chozas de barro. Prepararon tofu (Nota del traductor: el tofu es una comida propia de la cultura china) y capturaron serpientes para la comida. Cuando llegó la primavera, regresaron a los campos.

“Trabajar en un campo de arroz es diez o veinte veces más laborioso e intenso que trabajar en su equivalente campo de maíz o campo de trigo,” dice. “Según algunas estimaciones, el volumen de trabajo anual de un agricultor de arroz húmedo en Asia es de  tres mil horas al año.”

Esto es más del doble de horas de los agricultores occidentales.

La búsqueda de sentido en el trabajo

¿Qué mantiene a los agricultores en su estado actual? Esta es la buena noticia. A diferencia de los agricultores occidentales que fueron atrapados en el sistema feudal, los campesinos chinos nunca fueron esclavos.

“Cultivar arroz es demasiado complicado e intrincado para un sistema que exige a los agricultores a ser objeto de coacción y acoso en salir a los campos cada mañana”, dice Gladwell. “Los propietarios tenían una relación vertical con sus inquilinos: recoger un renta fija y dejar a los agricultores dedicarse a sus actividades”.

En la plantación de arroz, no importa que el terreno sea plano, el abono sea exacto, y las plantaciones mantengan una distancia correcta. Por lo tanto, los propietarios dan  incentivos, también fijan las comisiones, donde el propietario recibe 20 celemines, con independencia de la cosecha. Si la cosecha es abundante, los agricultores obtienen una mayor cuota.

Los agricultores chinos tienen la libertad y el incentivo para hacer bien su trabajo, por lo que encuentran  sentido en su actividad, a pesar de las largas horas de trabajo.

Comparemos los proverbios de agricultores  rusos y chinos. Agricultores rusos dicen: “Si Dios no lo trae, la tierra no nos lo dará.” Esta frase es pesimista, el resultado de un sistema represivo. En cuanto a los chinos, aquí están algunas de sus creencias: “No hay comida sin la sangre y el sudor”. “En invierno, el perezoso se congela a la muerte.” “No depende de los cielos para hacer el bien, sino de tus manos que llevan la carga para que eso suceda.” Y lo mejor de todo,” Nadie que pueda crecer antes del amanecer durante 360 días al año fracasa en hacer rico a su familia. “

Una pregunta quiero formularle a Gladwell, dado que las Filipinas es una cultura basada en el arroz, por qué los Filipinos no son tan buenos en matemática?

Pero tal vez ya sepa la respuesta. Por varios testimonios,  nuestros antepasados fueron extremadamente trabajadores. Sólo piensen en el esfuerzo necesario para construir las terrazas de arroz de Banaue! Ilocanos (Nota del traductor: Ilocanos es el grupo de personas que es el tercer grupo filipino etnolingüístico más numeroso) que viven en la misma región que el Ifugaos (Nota del traductor: Ifugaos es la provincia filipina perteneciente a la región de la Cordillera Administrativa en Luzon), son reconocidos hasta el día de hoy por su diligencia y el ahorro.

Pero cuando fueron invadidos y oprimidos por una cultura con siestas y una ciega devoción a Dios, entonces las cosas pudieron haber cambiado. Cuando fuimos influenciados por los americanos, también imitamos sus costumbres, tanto buenos y malos.

Regresando a China. Con tales antecedentes históricos, trabajar largas horas en matemáticas es un juego de niños.  Pero debido a que los niños asiáticos orientales entienden los símbolos matemáticos, conceptos, números, pueden soportar largas horas y pacientemente afinar sus habilidades en la creencia que, al final, serán exitosos.

El secreto para el éxito en las matemáticas nos es genético o talento innato, sino el medio ambiente,  la familia, la cultura.

Correo electrónico de Queena N. Lee-Chua:  blessbook@yahoo.com.

***

Espero que les haya gustado este artículo. Debemos reflexionar sobre su contenido y reflexionar acerca de la relación que podemos encontrar entre nuestra propia cultura y el esfuerzo histórico de superación. Tal vez ahí esté un rasgo peculiar de la poca voluntad de superación de nuestros jóvenes.
Saludos


Post al azar

dados¿Quieres leer un post al azar? Clic en los dados…

Si te agradó esta entrada Coméntalo y no olvides suscribirte a este blog para recibir las noticias,cada vez que se publiquen, directamente en tu correo. Para ello, sólo tienes que ingresar a SUSCRIBIRSE !! y seguir los pasos que se indican. Ingresa a Del Autor si quieres conocer algo más del blog o , si prefieres , puedes escribirme en Contactar. ¡No olvides recomendar este blog a tus amigos!

Creative Commons License

El blog de Carlos Torres es licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú License


Busca más temas de este blog: , , , , , ,

, , , , , , , , ,

  1. #1 por Arturo Recio el diciembre 19, 2009 - 2:14 pm

    Cuando se dice que los orientales son buenos en matemáticas ¿ a qué se refiere ?
    Porque, salvo la India (y creo que no se refiere a la India) el resto de los paises orientales no ha aportado nada significativo al desarrollo histórico de la matemática y la física.
    Entre la larga lista de matemáticos Franceses, Suizos, Italianos, Alemanes etc de los siglos XVI, XVII y XVIII que son los padres de la matemática actual no recuerdo que haya ni un solo Chino , Japonés ó Coreano.

    Actualmente la China Comunista, Japón y en menor medida Corea del Sur tienen un nivel tecnológico elevado y cuentan con muchos científicos y matemáticos , el nivel medio de formación matemática de la población es elevado. Sin embargo otros países orientales vinculados al arroz sufren altas tasas de analfabetismo : Camboya, Vietnam , Corea del Norte, Indonesia, Filipinas , Bangladesh

    La realidad es que China, Japón y Corea del Sur actualmente y desde hace relativamente poco tiempo a escala histórica (Japón fué un estado feudal hasta 1945 otro dato que olvida el artículo) tienen unos sistemas educativos excelentes, muy exigentes y donde las matemáticas tienen gran importancia, el resto del artículo carece de rigor y de lógica. Apesta a intento de justificación histórica de ciertos complejos, lo cual es especialmente triste cuando se habla de matemáticas.

A %d blogueros les gusta esto: