Artículo: ¿Por qué los asiáticos orientales son buenos en matemáticas? (Parte 1 de 2)


Niños chinos saliendo de su centro de estudios.
Niños chinos saliendo de su centro de estudios.

En el blog Mathematics Education Research, se publicó una entrada relacionada con un artículo (presentado en dos partes)  sobre matemática. Este artículo, publicado  en el diario Philippine Daily Inquirer y cuya autora es Queena Lee-Chua, refleja una opinión acerca del porque los asiáticos orientales son tan exitosos en las matemáticas.

Como se mencionó en este blog, en la última IMO (International Mathematical Olympiad), y casi siempre en este tipo de competiciones, dentro de los diez países ganadores se encuentran varios del asia oriental como China, Taiwan, Corea del Sur, Japón.  En ese sentido, diversos periodistas e investigadores han volteado la mirada a las razones del éxito de esos jóvenes de 15 y 16 años. Es muy interesante conocer  cómo hacen para ganar competencias, y sobre todo, para tener un sistema educativo tan exitoso en el campo científico.

Al respecto, el artículo titulado “Why east asians do well in math” nos proporciona algunos datos importantes para generan estudiantes de éxito.


Nota:

En esta entrada, les dejo con la traducción que realicé de la primera parte del artículo y como todo buen entendedor, sabrán reconocer que la traducción no es profesional, pero vale para los fines de este blog. Asimismo, he insertado algunos enlaces en la traducción para una mejor compresión del tema.


Traducción de la primera parte,  realizada por Carlos Torres.

¿Por qué los asiáticos orientales son buenos en matemáticas?

Por Queena Lee-Chua

Singapur, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong son usualmente los países que poseen  los mejores estudios internacionales de habilidades  matemáticas y científicas a nivel mundial.

Los países que esperan imitar este éxito, como los Estados Unidos de América, Reino Unido, Alemania, logran baja puntuación en las Trends in International Math and Science Study (TIMSS), mientras Filipinas languidece en la parte última de la lista, con países como Marruecos y Colombia.

Lengua

Se presentan diversas razones para la excelente actuación de los estudiantes del Asia Oriental. Cuando me enfrenté con las tablas de multiplicación cuando era niña,  probé distintas formas de memorizarlas de la manera más sencilla (cuando todos nosotros nos lo topamos, tenemos que memorizarlos). Mis profesores fueron creativos-usaban canciones, juegos, tarjetas para hacer de ese proceso menos doloroso.

Pero cómo golpeo en mi mente el sonido de mi madre y mis primos haciendo multiplicación en Fookienese (Nota del traductor: el término “Fookienese” se refiere al dialecto del mandarín,  hablado por casi 1 millón de  chinos que viven en Filipinas). Los números en inglés, como seven, toman un tercio de segundo para pronunciarlo, mientras que su equivalente chino (como qi) toma menos de un cuarto de segundo.

Las diferencias no parecen ser significativas, pero cuando las palabras son incorporadas en las frases, sucede todo lo contrario. Por ejemplo, la frase en inglés “2 (times) 7 (is) 14” consiste en ciertos lugares de cinco a siete sílabas, dependiendo como lo dicen. El mandarín equivalente, er qi shuqi, consiste solo en cuatro sílabas, tomando menos de dos segundos en pronunciarlo.

El inglés no es exactamente propicio para las matemáticas. Por ejemplo, fourteen, sixteen, seventeen, eighteen y nineteen tienen sentido, pero ¿por qué no oneteen, twoteen, threeteen, fiveteen? (Pienso fourteen como four-ten, sixteen como six-ten, y así sucesivamente)

Para añadir a la confusión, desde 14 es four-ten, ¿por qué 21 es twenty-one, y no one-twenty? En 14, las unidades son ubicadas primero,  mientras que las decenas toman el último lugar, para 21 sucede lo contrario.

Para nosotros que formamos parte de este sistema, las diferencias podrían parecer insignificante, pero no para los niños que luchan en los grados primarios de su educación (y cuya vida matemática son arruinados para siempre)

¿Cómo la lengua China aborda estos números? Eleven es ten-one, 12 es ten-two, 23 es two-tens-three, 67 es six-tens-seven. Sin problemas.

“Esa diferencia significa que los niños asiáticos aprenden a contar mucho más rápido que los niños americanos,” dice el escritor de negocios y ciencia, Malcolm Gladwell, en su nuevo y provocativo libro “Outliers: The Story of Success”. “Los niños de cuatro años de edad pueden contar, en promedio, hasta cuarenta. Los niños americanos, a esa edad, pueden contar solamente hasta quince, y la mayoría no llega a cuarenta hasta la edad de cinco años. A esa edad, en otras palabras, los niños americanos ya están atrasados un año en comparación de sus pares asiáticos, en relación a las habilidades matemáticas más fundamentales.

Las operaciones básicas son también más convenientes en chino. Gladwell nos da este ejemplo: 37 + 22. Un niño de habla inglesa, primero tiene que convertir los números en su cabeza y luego hacer matemática. El niño chino solo tiene  que agregar tres-decenas-siete y dos-decenas-dos, y la respuesta es correcta en esta frase: cinco-decenas-nueve.

Gladwell también comenta acerca de las fracciones, la perdición de muchos niños. Un medio no es fácil de captar en inglés, tampoco lo es dos tercios. Pero en chino, un medio es pronunciado como ” de dos partes, tomo uno” y dos tercios es “de tres partes, tomo dos.” Esto hace las fracciones intuitivamente más fáciles de entender.

Problemas con la matemática

Los problemas con la matemática empiezan alrededor del tercer o cuarto grado de educación primaria. Gladwell cree que para los niños de América, “la matemática no parece hacerse sentir, su estructura lingüística es tosca, sus reglas básicas parecen arbitrarias y complicadas.”

“Los niños asiáticos, en contraste, no sienten la misma confusión, ” continúa. “Quizá eso hace que tengan un poco más de probabilidades de disfrutar la matemática, y tal vez porque disfrutan la matemática un poco más, prueban un poco más y toman más clases de matemática y están más dispuestos  para hacer sus tareas, y de esta forma,  se crea una especie de círculo virtuoso. “

Trabajo duro

Puede ser que la mejor explicación para las habilidades chinas en matemáticas sea simplemente un plan de práctica y trabajo duro. Localmente, las escuelas chinas, como el Chiang Kai Shek College, que enseña matemática dos veces al día, una vez en chino y la otra en inglés, ya tienen una ventaja acumulada. Los estudiantes son dos veces expuestos, y tienen doble tarea y doble la oportunidad de desarrollar sus habilidades matemáticas. Entonces, no asombra que destaquen en competiciones nacionales e internacionales.

Si las escuelas filipinas tuvieran doble  periodos diarios  de matemática, entonces tal vez puedan sobresalir.

¿Por qué los asiáticos orientales trabajan muy duro? La respuesta común es la cultura confuciana que espera que los niños hagan todo lo posible por respeto a sus familias y la sociedad. También, en China antigua, la única forma para que un campesino mejore su estado de vida  fue pasar por el servicio de exanimación civil, y esto conllevó un montón de  estudio (y sacrificios por parte de los parientes).

Las historias de éxito de inmigrantes  coreanos y vietnamitas en  occidente giran en torno a la supervisión de los padres sobre los hijos, mientras estos hacen sus tareas, hacinados en la mesa de la cocina.

La misma situación ocurre en Filipinas. En sendas familias chino-filipinos, los parientes toman toda la responsabilidad de la educación de sus niños. Sí, puede sonar dominante a veces, y sobre protector, pero los resultados son evidentes.

En los seminarios escolares, pregunté a los niños cuántas veces van a las clases de tutoría después de la escuela. Menos de un tercio lo hace en muchas escuelas chinas, ya que los padres son sus principales tutores. Pero en la mayoría de escuelas filipinas, más de la mitad tienen 3-5 horas de tutoría diaria, ya que sus padres están en el trabajo o, como algunos niños dicen, “No quiero a mami para que me oriente  porque siempre peleamos.”

¿Los parientes chinos tienen que trabajar? La mayoría de ellos lo hace, pero todavía tienen  tiempo y  paciencia para enseñar a sus hijos.

Gladwell propone una fascinante teoría: Los asiáticos orientales trabajan muy duro porque vienen de una cultura del arroz. ¿Qué tiene que ver el arroz con las matemáticas? Descúbrelo la próxima semana.

*****

Después de esta rápida lectura, seguramente se han familiarizado con su contenido, y sobre todo con el mensaje que refleja. Es cierto, en muchos países se está perdiendo ese momento de enseñanza de padres a hijos. Se pretende sustituir esa función con tutorías elaboradas por los centros de estudios.

Precisamente en Lima, existen muchas instituciones educativas que entre sus ofertas presentan la tutoría como parte del sistema de enseñanza. Lamentablemente, a veces este sistema no va en favor del desarrollo del niño, sino apoya la irresponsabilidad de los padres como orientadores principales de la educación.

Finalmente, podemos mencionar que los asiaticos orientales son exitosos porque su idiosincracia hace que eso suceda. No es sólo trabajo de un centro de estudio, sino de toda una sociedad. Una sociedad que entiende que para triunfar en este nuevo sistema económico-social se tiene que fortalecer la educación, pero sobre todo la educación matemática.

La próxima entrega será la segunda y última parte de este interesante artículo.

Saludos y no olviden dejar sus comentarios.


Post al azar

dados¿Quieres leer un post al azar? Clic en los dados…

Si te agradó esta entrada Coméntalo y no olvides suscribirte a este blog para recibir las noticias,cada vez que se publiquen, directamente en tu correo. Para ello, sólo tienes que ingresar a SUSCRIBIRSE !! y seguir los pasos que se indican. Ingresa a Del Autor si quieres conocer algo más del blog o , si prefieres , puedes escribirme en Contactar. ¡No olvides recomendar este blog a tus amigos!

Creative Commons License

El blog de Carlos Torres es licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú License


Busca más temas de este blog: , , , , , , , , , ,

, , , , ,

  1. #1 por David el febrero 8, 2009 - 10:08 pm

    Muy interesante el articulo,sobre todo la parte que indica la relacion entre la lengua madre y las matematicas.
    Felicitaciones por el blog. Es muy bueno y siempre lo reviso.

  2. #2 por carlos el febrero 9, 2009 - 8:37 pm

    Gracias David y en esta semana la segunda parte.

    Saludos.

  3. #3 por julio el mayo 15, 2009 - 10:07 pm

    Pues… no me convence, eso de que son mejores en matematicas por el idioma, y que ganan olimpiadas de matematicas por eso, creo que es incorrecto por la siguiente razón, cuando yo vi por primera ocasión fracciones y esas cosas recuerdo que fue como si fuera algo que ya traia conmigo, como algo que no tuve que aprender, mientras tanto a otros niños si les costo mucho trabajo, y digamos que yo no era algo extraordinario como Gauss o Newton y no creo que el idioma lo facilitara mucho mas, tambien recuerdo que cuando vi por primera vez los numeros, el problema mas alla de memorizar los numeros era lograr la abstraccion de relacionar un numero con una cantidad de objetos, lo cual tampoco tomaba demasiado tiempo y a lo que voy es que las ventajas por el idioma son realmente insignificantes para tomarse en cuenta, que toma un cuarto de segunto en lugar de un tercio y no se que tampoco parece significativo, no es un concurso de calculadoras, ademas cuando uno piensa en numeros no piensa en palabras, sino solo en numeros, lo que si me parece mucho mas importante destacar es que los orientales son mucho mas constantes y dedicados que la mayoria de los occidentales y que para concursos como la olimpiada de matematicas sucede lo mismo que en las olimpiadas deportivas, el estado toma la tutela de los niños para que no hagan nada mas que desarrollar su habilidad en matematicas, algo que no pasa en paises como filipinas o colombia, lo cual le quita el chiste a esa clase de concursos al hacerlos desiguales . En cuanto al papel de los padres en la educacion debe de ser importante pero solo en niveles basicos, por ejemplo si el niño quiere estudiar fisica cuantica o teoria de numeros, dudo que el padre promedio este capacitado para hacerse cargo de la educación.

    Y como comentario final, tal vez sean mejores en procesos repetitivos y en demostraciones con conceptos ya establecidos, despues de todo con mayor practica es natural que eso pase (aunque el actuar asi tiende a arruinar la creatividad), pero a la hora de crear algo nuevo los occidentales llevan ventaja, no es por nada que los mejores matematicos sean occidentales y para hacer mas claro esto todos podemos pasar 10,000 horas practicando musica y talvez lleguemos a ejecutarla de forma magnifica, pero muy pocos tendran el talento innato para ser como Mozart o Beethoven.

  4. #4 por marcela el julio 10, 2009 - 6:47 pm

    muy interesante,siempre me ha fascinado la cultura coreana, sobretodo el hecho de que sean tan buenos en matemáticas, yo creo que el apoyo de los padres es fundamental,yo siempre fui buena en matematicas y sin embargo, algunas veces necesite ayuda de mis padres,cuando un niño se queda varado en un ejercicio, por mas entusiasmo que tenga se va a sentir frustrado y lo va a abandonar.En cambio, si tiene esa ayuda extra va a continuar y a profundizar.Ademas,esta el hecho de valorar el estudio, la preparación,nosotros solo valoramos el dinero.

  5. #5 por mary el septiembre 11, 2009 - 1:00 pm

    Me parece muy interesante conocer la cantidad de horas y el esfuerzo dedicado al estudio de la matemàtica en China. Es verdad al rol de los padres es primordial y el no subestimar el potencial de los niños

A %d blogueros les gusta esto: